Conecta con nosotros

Intelligente

El doctor Bill Frankland, el abuelo de la alergia, celebra su 108 cumpleaños

De la GRIPE ESPAÑOLA al COVID-19
Ellyw Evans – Imperial College London
Fotografías: Dave Guttridge

El Dr. Bill Frankland, reconocido experto en alergias y que popularizó el cómputo de pólenes, es uno de los ex-alumnos más antiguos del Imperial College London, con 108 años.

Pionero en Alergología, el Dr. Frankland ha ayudado a transformar nuestra comprensión de las alergias durante su extensa carrera de 70 años en la medicina, principalmente en el Hospital St Mary.

He estado cerca de la muerte tantas veces, desde la pandemia de gripe española de 1918, los tres años y medio que pasé como prisionero de guerra japonés, hasta la anafilaxis después de una picadura de un insecto tropical

El Dr. Frankland completó sus estudios de medicina en el Queen’s College de Oxford y en la Escuela de Medicina del Hospital St Mary, que más tarde pasó a formar parte del Imperial College de Londres en 1988.

Desde la residencia cerca de Barbican, el Dr. Frankland, que acaba de cumplir 108 años, atribuye su longevidad a la suerte:

«Me gusta pensar que la razón por la que he vivido tanto tiempo es porque tengo ‘ángeles de la guarda’. He estado cerca de la muerte tantas veces – desde la pandemia de gripe española de 1918, los tres años y medio que pasé como prisionero de guerra japonés, hasta la anafilaxis después de una picadura de un insecto tropical – pero de alguna manera siempre me las he arreglado para no verla y por eso sigo aquí».

Desde la residencia cerca de Barbican, el Dr. Frankland, que acaba de cumplir 108 años, atribuye su longevidad a la suerte.

De la gripe española al COVID-19

Cuando era niño y crecía en el Distrito de los Lagos, el Dr. Frankland experimentó la propagación de la gripe española, una pandemia que duró desde 1918 a 1920 después de que los soldados que lucharon en la Primera Guerra Mundial volvieran a casa y trajeran la enfermedad con ellos.

«Recuerdo que mi tío de Yorkshire, que era profesor y no estaba obligado a hacer el servicio militar, se contagió con el virus en 1919, y murió cuatro días después. Recuerdo que los miembros de la familia dijeron: ‘Hubiera sido mucho mejor si hubiera muerto luchando por su país», lo que era indicativo de la época’.»

«Es genial ver a científicos como los del Imperial, trabajando tan rápidamente para ayudar a hacer frente a la pandemia»

Al preguntarle sobre su perspectiva del COVID-19, el Dr. Frankland ha dicho: «Debo confesar que no soy un ‘hombre de virus’ – la infección y las alergias siempre han sido mis pasiones de investigación. Sin embargo, he estado siguiendo las noticias sobre COVID-19 y es preocupante; creo que hay muchos desafíos por delante. Es genial ver a los científicos, como los de Imperial, trabajando tan rápidamente para ayudar a hacer frente a la pandemia».

«También me asombra todo el personal clínico y de salud en la línea de fuego. Me lleva de vuelta a la Segunda Guerra Mundial cuando estuve destinado en Singapur con el Cuerpo Médico del Ejército Real. Atendía a más de 100 pacientes heridos, principalmente soldados, al mismo tiempo. Vi muchos casos de encefalitis que no tenían tratamiento en ese momento, lo cual era un desafío.»

Recuerdos del Hospital St. Mary

Sobre el tiempo que pasó estudiando y trabajando en el Hospital St. Mary, afirma:

«Tengo muy buenos recuerdos del Hospital St. Mary. Cuando regresé al Reino Unido después de la Segunda Guerra Mundial, decidí que me convertiría en un consultor de dermatología. Pero pronto me di cuenta de que no me interesaba.»

Dr Frankland pictured with a photograph of him as a junior doctor
El Dr. Frankland sostiene una foto suya cuando era médico de cabecera.

Disfruta de estar al día con las últimas investigaciones académicas sobre alergia y ha contribuido en cuatro trabajos académicos entre sus 100 y sus 105 años de edad

Disfruta de estar al día con las últimas investigaciones académicas sobre alergia y ha contribuido en cuatro trabajos académicos entre sus 100 y sus 105 años de edad.

«Le debo mucho al Dr. John Freeman, jefe del Departamento de Alergias, que me ofreció una prueba como médico a tiempo parcial. Seis semanas después, me pidieron que trabajara allí a tiempo completo. ¡He sido alergólogo desde entonces!»

El Dr. Frankland popularizó el cómputo de pólenes para ayudar a los médicos y a los pacientes a entender qué es lo que desencadena sus alergias estacionales.

Todavía disfruta de estar al día con las últimas investigaciones académicas sobre alergia e incluso ha contribuido en cuatro trabajos académicos entre sus 100 y sus 105 años de edad.

Trabajando con Fleming

Uno de los mejores recuerdos del Dr. Frankland es haber trabajado con Alexander Fleming entre 1954-55. Fleming descubrió el primer antibiótico de la historia, la penicilina en 1928 en el Hospital St. Mary.

Fleming era entonces una celebridad mundial, y parte del papel del Dr. Frankland como asistente clínico era examinar los paquetes de cartas que recibía diariamente.

El Dr. Frankland estaba investigando el asma en ese momento:

«Fleming apoyó mi investigación mientras trabajaba para él, lo que me proporcionó uno de mis momentos de mayor orgullo. En ese momento, se pensaba que las vacunas bacterianas autólogas – vacunas hechas de la propia bacteria de la garganta de un individuo – podían tratar ciertos tipos del llamado asma infectado».

«Fleming apoyó mi investigación mientras trabajaba para él, lo que me proporcionó uno de mis momentos de mayor orgullo»

«Pensé que todo era una tontería, así que fui a ver a Fleming y le dije que quería hacer un ensayo doble ciego controlado por placebo para probar su eficacia. Me dio el visto bueno para hacerlo, aunque era muy caro debido a los altos costos de producción de las vacunas autólogas».

«Las inyecciones de placebo dieron exactamente el mismo resultado que las muy caras. ¡Tenía miedo de que mi jefe me despidiera! Después de que se publicara el estudio, me invitaron a dar una conferencia sobre el mismo en todo el mundo y en ese momento yo era un médico junior, no un consultor. Todavía estoy muy orgulloso de eso.»

Dr Frankland
«Me ha complacido recibir una tarjeta de felicitación de la Reina y también estoy encantado de que mi alma mater, Queen’s College Oxford, enarbole su bandera en mi honor.»

Una pequeña celebración de cumpleaños

El cumpleaños del Dr. Frankland, normalmente, supondría una reunión de su familia y amigos, pero en medio del brote de COVID-19, la residencia ha cerrado sus puertas a los visitantes.

Ellyw Evans

«Mi cumpleaños este año será muy diferente. He pedido, especialmente, que dos de mis hijos me visiten de forma breve, pero tendrán que mantenerse a una distancia prudente. El personal está haciendo un trabajo fantástico para mantenernos a salvo a los residentes y les estoy muy agradecido.

«Me ha complacido recibir una tarjeta de felicitación de la Reina y también estoy encantado de que mi alma mater, Queen’s College Oxford, enarbole su bandera en mi honor.»

Nota de redacción: Te lo hemos contado en conideintelligente.com. Gracias a Ellyw EvansImperial College London. Puedes leer el artículo original aquí.

ideintelligente

‘i de intelligente’ es el portal digital exclusivo de la ‘gente intelligente’, gente como tú que ya empieza a disfrutar del futuro en su día a día. ‘i de intelligente’ te ofrece información veraz para que puedas conocer y comprender la nueva realidad, la que ya está aquí y la que vendrá antes de un abrir y cerrar de ojos. ‘i de intelligente’ (futuro) es uno de los cuatro pilares de una aventura digital única, junto a ‘Pérez no es ratón’ (salud), ‘con R de ruido’ (medioambiente) y ‘jupsin’ (igualdad). Información para decidir, sin límites, sin barreras, sin prejuicios… para gente intelligente, para gente como tú.

publicidad

Así serán las vacaciones de verano del futuro

Idígoras y Pachi

Un ‘respiro’ para la investigación

Idígoras y Pachi

Anafilaxia, hacia un tratamiento eficaz

Salud y más

Revolución en el tratamiento de la hernia discal

Salud y más

Connect
Newsletter Signup

Introduce tu email