Conecta con nosotros

Intelligente

Transitando la incertidumbre

La cara invisible de la pandemia: depresión, frustración, rabia, abuso de sustancias, desgaste profesional y estrés postraumático

Transitando la incertidumbre. Llevamos poco menos de un año de pandemia, un hecho que ha trastocado diferentes niveles de la vida de las distintas personas que vivimos en este planeta.

«El conocimiento os hará libres» (Sócrates)

Una pandemia que, al mismo tiempo, ha generado un cambio de prioridades en sus inicios, ocupando la salud el primer lugar y pasando los otros aspectos a un segundo lugar o a una fase de hibernación.

Del mismo modo, el impacto económico de esta pandemia está siendo la cara visible de sus efectos.

También lo son y de manera invisible, la depresión, la frustración, la rabia, el abuso de sustancias, el desgaste profesional y el estrés postraumático. Te lo contamos en conideintelligente.com.

Transitando la incertidumbre

Todos estos efectos del virus son invisibles, pero no por ello, menos importantes. Son un termómetro de cómo está el bienestar social y el nivel en que se encuentra la fuerza vital para hacer frente a todo esto que está siendo nuestro día a día.

Hablar de bienestar, en estos momentos, supone atravesar las claves del positivismo ingenuo de frases e imágenes hechas, para acceder al espacio de la aceptación. Aceptar ese terremoto interior, ese mar turbulento de emociones que está presente en más de uno/a, la vulnerabilidad.

Hablar de bienestar, en estos momentos, supone atravesar las claves del positivismo ingenuo para acceder al espacio de la aceptación

Escuchar, sentir y apostar por vivir a pesar de todo constituyen en este sentido el camino de salida.

Los hechos son los que son, más que nunca no los podemos cambiar, con lo cual el momento actual constituye una invitación continua a hacer acopio de responsabilidad, de identificar estrategias personales que nos permitan hacer frente de manera más efectiva a esta nueva realidad sin que nuestra satisfacción con esta vida mengüe. 

No solo por eso de: “al mal tiempo buena cara”, sino porque esa buena cara hará que contemos con más fuerza vital para hacerle frente.

«Escuchar, sentir y apostar por vivir a pesar de todo constituyen en este sentido el camino de salida». Laura Quiun, Doctora en Psicología – Foto: DPNB

Bienestar y coronavirus

El deseo por conocer la relación entre bienestar y coronavirus no es particular, dado que si introduces ambos términos en scholar de google te aparecerán más de 9.000 referencias.

Verás que es un tema que ha suscitado interés en la comunidad científica, tanto como las claves para mantenerlo, como identificar aquellos elementos que contribuyen a que decrezcan, como pude ver en la primera referencia de esta búsqueda.

El conocimiento no sólo no ocupa lugar, sino que resultó un medio para mantener el bienestar

El conocimiento no sólo no ocupa lugar, sino que resultó un medio para mantener el bienestar en la población china, dado que el hecho de que las personas supieran realmente en qué consiste lo que pasaba estuvo relacionado con una mayor sensación de control. Es este un aspecto que repercute directamente en el bienestar percibido, tal como pudieron encontrar Yang y Ma (2020).

Fuente de conocimiento y crecimiento interior

Ser conscientes de cómo reaccionamos y poder identificar cómo actuamos frente aquello que sucede también será otra fuente de conocimiento, y si le damos un espacio de diálogo interior será fuente de crecimiento interior.

Ser conscientes de cómo reaccionamos y poder identificar cómo actuamos frente aquello que sucede será fuente de conocimiento y de crecimiento interior

En este sentido Curphy y Nilsen (2020) identifican doce características negativas que surgen como producto del estrés y la sensación de pérdida de control producto de esta situación, las cuáles se han manifestado a través de las siguientes acciones en este momento de crisis:

  • Fluctuación entre ideas apocalípticas y otras de extremo optimismo.
  • Actitud escéptica, expresada en la difusión de rumores y teorías conspiratorias.
  • Exceso de cautela, manifestado en el bloqueo y acaparación de suministros.
  • Pérdida de visión del lado humano de todo lo que está pasando.

Actitud escéptica, expresada en la difusión de rumores y teorías conspiratorias

  • Autojustificación en los acontecimientos para permanecer inactivos.
  • Identificarse como las únicas personas capaces de hacer algo.
  • Violación de normas y la no adhesión a los protocolos.
  • Hablar continuamente del desbordamiento que esto supone.
  • Perdiendo al hacerlo, una referencia del otro.
  • Apuesta por soluciones mágicas, considerando que estas deberían ser para todo el mundo.
  • Excesivo cumplimiento de la norma convirtiéndose en fanáticos y fanáticas de las normas.
  • Pérdida de vista a quienes tienen a su cargo, en el caso de aquellas personas que en el contexto laboral tienen bajo su cargo a otras personas lo hacen en la defensa de estas normas.

Como estos investigadores indican, son pocas personas quienes se salvan que alguna de estas conductas aparezcan en su interior, siendo lo normal que cohabiten en nosotros dos a tres de estas conductas.

«Hablar de bienestar, en estos momentos, supone atravesar las claves del positivismo ingenuo para acceder al espacio de la aceptación». Laura Quiun, Doctora en Psicología – Foto: DPNB.

¿Cómo transitar por la incertidumbre?

Tomar una actitud más proactiva frente a estos acontecimientos, como es autoconfinarse, algo que recientemente han hecho los/as vecinos/as de una localidad guipuzcoana, según encontró Brooks et al. (2020) es un aspecto que contribuye al bienestar subjetivo, del mismo modo que evita complicaciones a largo plazo.

Sentirse con un grado de control personal sobre los acontecimientos y sobre las propias acciones en el entorno directo, es un aspecto que identificó como resultado de este tipo de actuaciones.

El grado de control personal sobre los acontecimientos y sobre las propias acciones en el entorno directo, es un aspecto que identificó como resultado de este tipo de actuaciones.

Porque, si bien es cierto que es un momento en el que la presencia del otro resulta reconfortante, dado que el apoyo social contribuye a que los efectos de todo esto tengan un menor impacto, también incluye una demanda de corresponsabilidad.

Si lo decidimos, puede resultar un efecto invisible y positivo de toda esta crisis

Es importante procurar hacerlo desde un espacio que sea seguro tanto para nosotros/as como para las otras personas.

Entendiendo, que si esto desborda las capacidades de escucha de nuestro entorno más cercano, resulta totalmente lícito y sano pedir ayuda. Desde la autorresponsabilidad, desde el aprender a regularnos emocionalmente. Y a partir de ahí, actuar en consecuencia para facilitar un mejor apoyo social.

Y si lo decidimos, puede resultar un efecto invisible y positivo de toda esta crisis. Como en todo, sólo está en nuestras manos poder actuar al respecto.

Bibliografía

Curphy, G. and Nilsen, D. (2020), Managing stress during COVID-19: the dark side of Personality, Siop.org, April 1.

Laura Quiun

Comunicadora Social, Doctora en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, Coach Ejecutiva y Associate Member del International Society for Coaching Psychology. Mi trabajo a nivel de investigación aborda un análisis de las estrategias de afrontamiento de las personas afectadas por acoso y la forma como estas influyen en los efectos derivados de la agresión. Hace énfasis en aquellos aspectos que contribuyeron en la conformación de este estilo de respuesta.

Deja tu comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

publicidad

Así serán las vacaciones de verano del futuro

Idígoras y Pachi

Un ‘respiro’ para la investigación

Idígoras y Pachi

Anafilaxia, hacia un tratamiento eficaz

Salud y más

Revolución en el tratamiento de la hernia discal

Salud y más

Connect
Newsletter Signup

Introduce tu email