Conecta con nosotros

Intelligente

¿Por qué mi firma se parece a la de mis padres?

«Entre los 7 y los 15 años adquirimos agilidad y apariencia gráfica por cercanía», explica Ana I. Vilar, directora general de Rodriguez & Vilar Asociados

¿Por qué mi firma se parece a la de mis padres? Esta es la cuestión que nos hemos hecho en conideintelligente.com y a la que contestamos con la ayuda de Ana Isabel Vilar, directora general de Rodriguez & Vilar Asociados, peritos caligráficos expertos en Grafística y Documentoscopia.

Ana Isabel Vilar, directora general de Rodríguez & Vilar Asociados

El parentesco es el vínculo jurídico existente entre dos personas por razón de consanguinidad, afinidad o por adopción.

Según el acercamiento o el contacto diario y continuado desde pequeños, nuestra firma e inclusive, nuestra escritura, se asemejará en apariencia visual a la de sus creadores.

El aprendizaje de la escritura comienza con los garabatos

El aprendizaje de la escritura comienza cuando empezamos a hacer garabatos.

Ya a partir de los 6 o 7 años, dependerá de la madurez del niño, se empiezan a adquirir hábitos de escritura que se irán matizando conforme madure el escritor…

… porque los elementos que intervienen en el acto de escribir son propios de cada persona:

  • el cerebro, que es el que emite la orden
  • nuestro cuerpo, que hace de transmisor
  • el modelo de útil que escojamos, el que va a materializar dicho acto

La asimilación gráfica se adquiere debido al interés prestado o ejercicio continuado hasta alcanzar un buen dominio.

Firma de los dibujantes Idígoras y Pachi que aparecen en sus viñetas exclusivas en conideintelligente.com, pereznoesraton.com, conRderuido.com y jupsin.com.

Imitar la letra o la firma de mamá o papá

¿Quién no ha intentado falsificar alguna vez la firma de sus padres? Sobre todo en la notas del colegio, comunicaciones por conductas contrarias, justificaciones de ausencias… ¡y lo han conseguido!, puesto que los profesores no han detectado la falsificación. ¿Por qué?

Desde bien jóvenes seleccionamos qué firma queremos imitar

Porque desde pequeñitos hemos jugado a imitar la letra o la firma de mamá y papá, o hemos ayudado a nuestros hermanos con los deberes imitando su escritura para que no le pillaran.

Haciendo esto, tanto con la parte consciente del cerebro como con la parte inconsciente, adquirimos velocidad, espontaneidad y asimilación de los gestos gráficos ajenos.

Por ejemplo: a ligar la escritura, a poner un círculo como punto de la “i”, a escribir las “m” y la “n” al revés…como lo hacen nuestros seres más cercanos, queridos u odiados.

Desde pequeñitos hemos jugado a imitar la letra o la firma de mamá y papá.

Firma o manuscrito a imitar

¡Pero no somos tontos! Ya desde bien jóvenes seleccionamos qué firma o manuscrito queremos imitar.

Entre los siete y los quince años adquirimos agilidad y apariencia gráfica por cercanía

En el caso de que los dos progenitores sean siempre los que signen los documentos, a la hora de imitar su firma o escritura, nos decantaremos en primer lugar por el progenitor que mayor relación tenga con nosotros y, en segundo lugar, por el que firme o escriba de forma más sencilla o simple.

Entre los siete y los quince años adquirimos agilidad y apariencia gráfica por cercanía. Esto ayuda al estudio inconsciente de los «gestos tipo» – bucles, inicios y finales en la escritura, óvalos cerrados o abiertos… – facilitando la falsificación. Más tarde conservaremos u omitiremos elementos de la propia firma.

IPDGrupo – Información para decidir – pereznoesraton.comconideintelligente.comconRderuido.comjupsin.com.

Imitación y falsificación

Ocurre de igual forma cuando desde bien jóvenes compartimos espacio laboral con personas que admiramos o por el contrario repudiamos.

Los ejemplos más usuales los encontramos en algunos casos reales:

  • La firma autorizada del jefe realizada por la secretaria
  • El contable que odia a su jefe y le va estafando poco a poco falsificando su firma en pagarés de pequeñas cantidades

El falsificador conoce las formas gráfica ajenas y las ensaya hasta conseguir trazos parecidos

La firma y la escritura evolucionan, pero el falsificador en estos supuestos conoce las formas gráfica ajenas y las ensaya de forma reiterada hasta conseguir unos trazos bastante parecidos y, además, dotados de velocidad y espontaneidad, anulando estos dos elementos comparativos que no van a delatar la falsificación.

La asimilación gráfica es un objeto a estudiar con ciertas dificultades, no solo por lo mencionado anteriormente, sino porque las posibilidades de identificación del autor de tal reproducción gráfica dependerán de:

  • El grado de asimilación de las formas ajenas
  • La riqueza gráfica de la firma y su extensión
La firma electrónica es una realidad extendida, pero esto será objerto de otro artículo.

Pónselo difícil a los falsificadores, cambia tu firma por una más compleja

Si la firma falsificada es considerada simple y de escasa riqueza gráfica, la probabilidad de identificación de su autor disminuye considerablemente en comparativa con una firma compuesta, extensa y de gran riqueza gráfica, donde sus probabilidades de identificación aumentan por la imposibilidad de mantener los hábitos gráficos del autor original.

Como recomendación para evitar que sus seres queridos y allegados usurpen su personalidad gráfica, su firma, ¡pónganselo difícil! Cambien su firma simple o sencilla por una más compleja, o en su defecto, estén siempre alerta con el exceso de confianza.

Ana Isabel Vilar

Experta en Pericia Caligráfica, Documentoscopia y Psicografología. Directora del Laboratorio de Criminalística Documental 'Rodríguez & Vilar Asociados'. Colaboradora y ponene en congresos nacionales e internacionales. Coautora de los libros: 'El Abogado y la Prueba Documental del Perito Caligráfico' y '10 opiniones personales sobre mis diez años como Perito Caligráfico'. Cofundadora de la línea editorial DifundoGrado y de la figura del 'Consultor Profesional en Prueba Documental'. Presidenta de la Asociación Nacional de Expertos en Documentos y Escrituras (ANEDYE).

publicidad

Un ‘respiro’ para la investigación

Idígoras y Pachi

Anafilaxia, hacia un tratamiento eficaz

Salud y más

Revolución en el tratamiento de la hernia discal

Salud y más

Un gran paso para la humanidad

Idígoras y Pachi

Connect
Newsletter Signup

Introduce tu email