Conecta con nosotros

Intelligente

El robot ‘malabarista’ se llama Salto

Desarrollado por investigadores de la Universidad de California, podría ser de gran utilidad en labores de rescate entre escombros

El robot ‘malabarista’ se llama Salto. Con una altura de un palmo, Salto parece un caminante imperial de Star Wars en miniatura.

Pero no hay que dejarse engañar por su tamaño. Este pequeño robot tiene una poderosa habilidad, puede saltar más de tres veces su altura. Te lo contamos en conideintelligente.com, el portal de la gente intelligente.

Este pequeño robot tiene una poderosa habilidad, saltar más de tres veces su altura

Investigadores de la Universidad de California, Berkeley, revelaron por primera vez las capacidades de alto vuelo de Salto en 2016.

Ahora, han equipado al robot con un montón de nuevas habilidades. Entre ellas, la capacidad de rebotar en el mismo lugar y saltar a través de los obstáculos como un ágil perro.

Salto puede, incluso, dar cortos paseos por el campus, impulsado por radiocontrol.

Salto, el robot rescatador

Los investigadores esperan que Salto impulse el desarrollo de pequeños y ágiles robots que puedan saltar entre los escombros para ayudar en los rescates.

«Salto no sólo es pequeño, también es capaz de saltar muy alto y rápido para moverse por lugares difíciles».

«Los pequeños robots son geniales para muchas cosas, como correr por lugares donde los robots grandes o los humanos no caben. En un desastre con personas atrapadas bajo escombros, son útiles para encontrarlas más rápidamente. Y sin peligro para los rescatadores». De esta forma lo explica el estudiante de postgrado en robótica de UC Berkeley, Justin Yim.

Yim trabaja con Ronald Fearing, un profesor de ingeniería eléctrica y ciencias de la computación en la Universidad de California en Berkeley. Su laboratorio de biomimetismo de milisegundos explora cómo la mecánica del movimiento animal puede ser aplicada para crear robots más ágiles.

«Salto no sólo es pequeño, también es capaz de saltar muy alto y rápido en lugares difíciles».

Robots inspirados en insectos

El laboratorio de Fearing es conocido por construir robots inspirados en los insectos que pueden arrastrarse con seguridad a través de superficies difíciles que son demasiado lisas o demasiado rugosas para que un robot con ruedas pueda navegar.

Al diseñar Salto, «movilidad mediante saltos sobre obstáculos del terreno», Fearing quiso crear un robot que se moviera de un lugar a otro saltando.

Salto también puede moverse por terrenos complejos, como un montón de escombros, que podrían ser de imposible acceso

La única y poderosa ‘pierna’ de Salto está modelada según las del galago. Los pequeños músculos y tendones de este primate, que vive en los árboles, almacenan energía de manera que tiene la capacidad de encadenar múltiples saltos en cuestión de segundos.

Al unir series de saltos rápidos, Salto también puede moverse por terrenos complejos, como un montón de escombros, que podrían ser imposibles de otra forma.

«A diferencia de un saltamontes o un grillo que se enrolla y da un salto, estamos ante un mecanismo que puede saltar y saltar», señala Fearing.

«Esto permite al robot saltar de un lugar a otro, lo que le da la capacidad de aterrizar temporalmente en superficies en las que no podemos posarnos».

Agilidad vertical

Hace tres años, el equipo de diseño de Salto demostró cómo el robot podía dar un salto y luego saltar inmediatamente más alto rebotando en una pared, convirtiéndolo en el robot más ágil, verticalmente, del mundo.

Desde entonces, Yim ha liderado el esfuerzo para diseñar sofisticados sistemas de control. Estos sistema permiten a Salto dominar tareas cada vez más complejas:

  • Rebotar en el mismo lugar.
  • Moverse con soltura en una carrera de obstáculos.
  • Seguir un objetivo en movimiento.

Yim también ha equipado a Salto con una nueva tecnología que le permite «sentir» su propio cuerpo

Yim también ha equipado a Salto con una nueva tecnología que le permite «sentir» su propio cuerpo, diciéndole qué ángulo está apuntando y la curvatura de su pierna.

Sin estas habilidades, Salto estaba confinado en una habitación en uno de los edificios de ingeniería de Berkeley. Las cámaras de captura de movimiento rastrean su ángulo y posición exactos y un ordenador le dice cómo inclinarse para su próximo salto.

Ahora. el robot ha sido equipado con la tecnología suficiente para salir a pasear por el campus de la Universidad de Berkeley.

ideintelligente

‘i de intelligente’ es el portal digital exclusivo de la ‘gente intelligente’, gente como tú que ya empieza a disfrutar del futuro en su día a día. ‘i de intelligente’ te ofrece información veraz para que puedas conocer y comprender la nueva realidad, la que ya está aquí y la que vendrá antes de un abrir y cerrar de ojos. ‘i de intelligente’ (futuro) es uno de los cuatro pilares de una aventura digital única, junto a ‘Pérez no es ratón’ (salud), ‘con R de ruido’ (medioambiente) y ‘jupsin’ (igualdad). Información para decidir, sin límites, sin barreras, sin prejuicios… para gente intelligente, para gente como tú.

publicidad

Así serán las vacaciones de verano del futuro

Idígoras y Pachi

Un ‘respiro’ para la investigación

Idígoras y Pachi

Anafilaxia, hacia un tratamiento eficaz

Salud y más

Revolución en el tratamiento de la hernia discal

Salud y más

Connect
Newsletter Signup

Introduce tu email