Conecta con nosotros

Intelligente

¿Ficción o realidad de la trata de personas para trasplante de órganos?

Cada año se realizan 150.000 trasplantes, el 10% de la demanda mundial.
Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.
Organización Mundial de la Salud (OMS)

¿Ficción o realidad de la trata de personas para trasplante de órganos? Entre el 5% y el 10% de los trasplantes realizados en el mundo utilizaban órganos procedentes del mercado negro.

Se trata de un lucrativo negocio delictivo que mueve anualmente entre 840 y 1.700 millones de dólares. Las víctimas de esta forma de trata suelen proceder de entornos pobres, sin educación y vulnerables.

Te lo contamos en conideintelligente.com, portal profesional exclusivo de IPDGrupo.com que te ofrece información para decidir sobre innovación, tecnología y salud.



¿Ficción o realidad de la trata de personas para trasplante de órganos?

La trata de personas para la extracción de órganos está rodeada de mitos e ideas falsas. En la ficción suele representarse como una persona que se despierta en una bañera llena de hielo, a la que le falta un riñón.

Sin embargo, la realidad de este delito es mucho más compleja, y estos mitos dificultan nuestra comprensión de cómo actúan los traficantes. La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito explica lo que se sabe y lo que no de este delito oculto.

Trailer de la serie ‘Pálpito’ de Netflix.

Es una forma de trata en la que se explota a las personas para obtener órganos.

A menudo las víctimas parecen haber consentido la extracción de sus órganos. Pero su consentimiento no es válido cuando hay engaño, fraude o abuso de una situación de vulnerabilidad. En tales casos, se las considera víctimas de la trata de seres humanos.

Los traficantes suelen formar parte de sofisticadas redes delictivas. Y se lucran vendiendo estos órganos a receptores que no pueden o no quieren esperar a los trasplantes legales.

En 2007, la OMS estimó que entre el 5% y el 10% de los trasplantes realizados en el mundo utilizaban órganos procedentes del mercado negro.

Sin embargo, con una población mundial cada vez más numerosa y envejecida, la globalización de estilos de vida poco saludables y el aumento de la movilidad, la cifra real podría ser significativamente mayor.

La magnitud exacta de esta actividad delictiva sigue siendo desconocida. Se han realizado pocos estudios, ya que la naturaleza clandestina del delito dificulta la recopilación y verificación de datos.

Además, es posible que las víctimas duden en dar un paso al frente, ya que la venta de órganos constituye un delito en la mayoría de los países.

El comercio de órganos, que incluye la trata de personas para la extracción de órganos, es un lucrativo negocio delictivo que mueve anualmente entre 840 y 1.700 millones de dólares.

La demanda de trata de personas para la extracción de órganos surge en gran medida de la escasez mundial de órganos disponibles para procedimientos éticos de trasplante. 

Aunque cada año se realizan más de 150.000 trasplantes en todo el mundo, esta cifra cubre menos del 10% de la demanda mundial.

La desesperación lleva a los pacientes con insuficiencia orgánica a recurrir a la obtención de órganos por medios ilegales. El comercio de órganos, que incluye la trata de personas para la extracción de órganos, es un lucrativo negocio delictivo que mueve anualmente entre 840 y 1.700 millones de dólares.

Los órganos más extraídos a las víctimas de la trata de personas son los riñones, seguidos de partes del hígado.

Los traficantes suelen operar dentro de redes mundiales complejas y escurridizas, que requieren una infraestructura sofisticada con especialistas médicos, coordinación logística y acceso a centros sanitarios.

Se ponen en contacto con sus víctimas a través de anuncios locales, las redes sociales o mediante contactos directos con los reclutadores, que pueden ser antiguas víctimas o personas de confianza dentro de la comunidad de la víctima.

Estas redes delictivas están muy organizadas y son flexibles, y a menudo funcionan como unidades móviles o grupos especializados. Entre sus principales actores figuran intermediarios que coordinan la logística, reclutan profesionales médicos y preparan documentos fraudulentos.

Para garantizar la fluidez de las operaciones, cuentan con una amplia gama de facilitadores, como funcionarios sanitarios, administradores de hospitales, funcionarios de aduanas y reclutadores locales.

Detectar este delito puede resultar complicado, ya que los traficantes suelen entrenar a las víctimas para que simulen ser familiares del receptor y así eludir las sospechas durante las evaluaciones en hospitales o clínicas.

Detectar este delito puede resultar complicado, ya que los traficantes suelen entrenar a las víctimas para que simulen ser familiares del receptor y así eludir las sospechas durante las evaluaciones en hospitales o clínicas.

Las víctimas de esta forma de trata suelen proceder de entornos pobres, sin educación y vulnerables. 

Los grupos delictivos organizados se dirigen específicamente a desempleados, inmigrantes, solicitantes de asilo y refugiados. Muchas son coaccionadas, engañadas o ven en la venta de órganos un último recurso para mejorar su desesperada situación.

Aunque algunas víctimas reciben una compensación económica limitada, muchas no reciben nada de dinero y a veces ni siquiera cuidados postoperatorios. 

La mayoría de las víctimas son hombres, y dos tercios de los casos denunciados están relacionados con donantes varones.

Entre el 5% y el 10% de todos los trasplantes realizados en el mundo utilizaban órganos procedentes del mercado negro, aunque la cifra puede ser mucho mayor.

Las consecuencias a largo plazo para la salud de las víctimas pueden ser devastadoras, ya que muchas experimentan un acusado deterioro de su estado físico tras la operación, además de estigmatización y depresión.

Los impactos psicológicos a menudo conducen a un mayor deterioro de su nivel de vida, atrapándolas en un ciclo de pobreza y mala salud.



La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) proporciona asistencia técnica y legislativa para reforzar las respuestas de la justicia penal a la trata de seres humanos con fines de extracción de órganos.

Para apoyar a los profesionales de la justicia penal, esta agencia de la ONU ha publicado el Manual para la investigación y el enjuiciamiento de la trata de personas con fines de extracción de órganos.

La UNODC elabora programas de investigación y creación de capacidad, junto con orientaciones, para mejorar las capacidades nacionales en la lucha contra la trata de personas con fines de extracción de órganos y el tráfico de órganos.

‘i de intelligente’ es el portal digital exclusivo de la ‘gente intelligente’, gente como tú que ya empieza a disfrutar del futuro en su día a día. ‘i de intelligente’ te ofrece información veraz para que puedas conocer y comprender la nueva realidad, la que ya está aquí y la que vendrá antes de un abrir y cerrar de ojos. ‘i de intelligente’ (futuro) es uno de los cuatro pilares de una aventura digital única, junto a ‘Pérez no es ratón’ (salud), ‘con R de ruido’ (medioambiente) y ‘jupsin’ (igualdad). Información para decidir, sin límites, sin barreras, sin prejuicios… para gente intelligente, para gente como tú.

Deja tu comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

publicidad

¿Puedo tener dos firmas diferentes?

Intelligente

Aumento de pene, todo lo que debes saber

Salud y más

Revolución en el tratamiento de la hernia discal

Salud y más

¿Por qué no existen dos firmas iguales?

Intelligente

Connect
Newsletter Signup

Introduce tu email