Conecta con nosotros

Intelligente

¿Puedo tener dos firmas diferentes?

Es nuestro cerebro el que firma por nosotros y aunque variemos la signatura dejamos rasgos identificativos de la autoría

¿Puedo tener dos firmas diferentes? Hay personas que poseen varios modelos de firmas y todas ellas auténticas.

La firma es el medio usado para verificar la identidad de una persona

¿Por qué? Te lo contamos en conideintelligente.com, el portal de la gente intelligente.

Cuando firmamos un documento damos por entendido su comprensión, aceptación y compromiso.

¿Puedo tener dos firmas diferentes?

Hay personas que utilizan dos modelos de signaturas distintos: uno para lo que podríamos denominar documentos oficiales y otro para documentos más personales o menos formales.

Estas dos variables, que pertenecen a un mismo autógrafo, se realizan sin ánimo fraudulento.

Hay personas que utilizan dos modelos de signaturas, uno para documentos oficiales y otro para personales

Simplemente el autor diferencia la firma formal, o la expuesta en el DNI, con la realizada en otro tipo de documentos que no contienen el carácter de oficial.

Esta última, usualmente, suele graficarse como simplificación de la principal.

Usurpar la identidad gráfica de otro en base a cualquier documento informal se estudia en los procedimientos judiciales.

Dependiendo del modelo de firma formal, la informal suele corresponderse a algún fragmento de la principal:

  • Signar solo con la rúbrica.
  • La primera grafía versal más la ornamentación.
  • Algún movimiento gráfico agrandado que repite en su firma principal.

Es extraño que este tipo de personas que poseen dos modelos de signaturas sin ánimo fraudulento nieguen la autoría de su firma cuando la ven expuesta en un documento.

De firmas digitales y falsificaciones

Usurpación de la identidad grafica

Otra cosa sería que dicho autor viese un documento considerado formal con su firma informal plasmada en el.

En este caso, el firmante estaría seguro de qué le han falsificado su firma puesto que nunca signaría de forma abreviada o modificada un documento formal.

Usurpar la identidad gráfica de otro en base a cualquier documento informal se estudia en los procedimientos judiciales

Este modelo de falsificación, usurpar la identidad gráfica de otro en base a cualquier documento informal que posea de este, se estudia mucho en los procedimientos judiciales.

Documentos formales en los cuales aparece una firma informal que su autor puede llegar a reconocer por la simplicidad de movimientos pero que niega rotundamente haber realizado en ese tipo de documento.

El autor asevera no firmar nunca con ese modelo de firma en documentos de carácter oficial.

En la mayoría de los casos se determina la falsificación de la signatura en base al cotejo y estudio de sus modelos de firmas junto con los documentos indubitados (formales e informales) que las posean.

Es nuestro cerebro el que firma por nosotros y aunque variemos la signatura dejamos rasgos identificativos de la autoría

Ánimo fraudulento

Por otro lado, están las personas que utilizan más de un modelo de firma, pero esta vez, con ánimo fraudulento.

Son totalmente conscientes de sus actos y de hecho, en algunos autógrafos, tienen practicados diferentes movimientos gráficos para aportar espontaneidad en su ejecución e intentar eliminar los rasgos que determinan una falsificación: lentitud, temblores, dudas, etc.

El modelo oficial, la firma que consta en nuestro DNI, es utilizado como casi todo el mundo en documentos oficiales o de interés propio, para que se cumpla su contenido. El otro o los otros modelos escogidos o practicados, los aplica dependiendo de su objetivo: negar la firma, no reconocerla o acusar a un tercero de falsificación.

Por otro lado, están las personas que utilizan más de un modelo de firma, pero esta vez, con ánimo fraudulento

Normalmente, conscientes en todo momento de sus actos, el firmante se compromete ante terceros a cumplir el contenido del documento con su signatura a sabiendas que posteriormente negará haber firmado dicho documento.

Este tipo de soportes suele corresponderse a contratos de compra-venta, reconocimientos de deuda, realización de obras o similares, contratos de servicios, pagos a cuenta. Y una larga lista de documentos privados que todos, en algún momento de nuestra vida, llegamos a formalizar con nuestra firma.

En este segundo caso, para determinar la autenticidad o falsedad de la firma, dependerá mucho del modelo de signatura elegido para ser posteriormente negado.

Normalmente el autógrafo usará movimientos gráficos que su cerebro ya tiene grabados y estos se corresponderán a su firma principal.

Nuestro cerebro es el que firma

¿Por qué? Porque nuestro cerebro es el que realmente firma por nosotros y aunque intentemos modificar nuestra signatura nos será muy complicado no dejar rasgos identificativos de nuestra propia autoría.

Intenten firmar, sin pensar, con un movimiento distinto al que hacen usualmente.

¡Compruébenlo!  Intenten firmar, sin pensar, con un movimiento distinto al que hacen usualmente. ¡No lo van a conseguir! Se necesita mucha práctica para poder realizar una firma distinta a la habitual.

También hay casos excepcionales en los cuales un autógrafo posee dos firmas totalmente dispares entre sí para cada formato (oficial o personal).

Pero en estos casos, solo es necesario contar con documentos indubitados oficiales y personales para determinar que ambas signaturas se corresponden a un mismo autor.

¿Puedo tener dos firmas diferentes?
¿Ana I. Vilar es experta en Pericia Caligráfica, Documentoscopia y Psicografología. Directora del Laboratorio de Criminalística Documental ‘Rodríguez & Vilar Asociados’

Las firmas también cambian con los años

Luego están también, como otros casos menos usuales, las personas que modifican su signatura conforme pasan los años, su estado de ánimo o la importancia que den al documento que van a signar.

La firma en sí mantendrá los movimientos gráficos elegidos pero su forma visual podrá variar en dimensión (extensión por altura) y unidades de acción. Se puede determinar a su autor mediante una cronología de documentos indubitados.

Como caso excepcional, están los autógrafos excesivamente simples como un visé, una línea recta, un leve movimiento gráfico, una cruz o similares

Como caso excepcional y de extrema complejidad resolutiva, están los autógrafos excesivamente simples como un simple visé, una línea recta, un leve movimiento gráfico, una cruz o similares.

Estas signaturas son totalmente admisibles como firmas oficiales en nuestro DNI, nadie puede oponerse a juzgar si esa “raya” es o no nuestra firma habitual.

El problema de este modelo de signatura es que a pesar de ser la firma que se expone en nuestro DNI, su simplicidad es tal que cualquiera puede reproducirla.

Y es más, el propio autor puede negarla en cualquier momento a sabiendas que su estudio, casi con toda probabilidad, no va a llegar a ninguna conclusión determinante.

¿Por qué no existen dos firmas iguales?

¡En pericia, lo simple es sinónimo de complicado!

Realizar un IP de este tipo de firma es de extrema dificultad, se necesitan muchas muestras indubitadas, varios cuerpos de escritura y su exclusiva dirección por el perito, entre otras, y solo un gran experto puede conseguir determinar la autenticidad o falsedad.

Este modelo de signaturas recogen una mayor cantidad de fraudes realizados, usualmente, por altos cargos

¡En pericia, lo simple es sinónimo de muy complicado!

Este modelo de signaturas son las que recogen una mayor cantidad de fraudes realizados, usualmente, por personas con altos cargos. 

Como podéis ver, se haga de la forma que se haga, con alguna excepción puntual, un experto en grafística y documentoscopia, como son las personas que forman Rodríguez& Vilar Asociados, siempre determinarán la autenticidad o falsedad de la signatura.

Ana Isabel Vilar

Experta en Pericia Caligráfica, Documentoscopia y Psicografología. Directora del Laboratorio de Criminalística Documental 'Rodríguez & Vilar Asociados'. Colaboradora y ponene en congresos nacionales e internacionales. Coautora de los libros: 'El Abogado y la Prueba Documental del Perito Caligráfico' y '10 opiniones personales sobre mis diez años como Perito Caligráfico'. Cofundadora de la línea editorial DifundoGrado y de la figura del 'Consultor Profesional en Prueba Documental'. Presidenta de la Asociación Nacional de Expertos en Documentos y Escrituras (ANEDYE).

Deja tu comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

publicidad

Así serán las vacaciones de verano del futuro

Idígoras y Pachi

Un ‘respiro’ para la investigación

Idígoras y Pachi

Anafilaxia, hacia un tratamiento eficaz

Salud y más

Revolución en el tratamiento de la hernia discal

Salud y más

Connect
Newsletter Signup

Introduce tu email